jueves, 11 de junio de 2015

Gracias amiga…



No tengo más que darte las gracias por todos esos momentos que hemos compartido juntas, fueron momentos de alegrías, nostalgias, sueños, risas, sufrimientos, lágrimas, uno que otro secreto, muchos pensamientos compartidos, que han hecho que nuestra amistad sea invulnerable.

Recuerdo cada palabra de aquellas largas horas que hablábamos de todo y de nada en particular. Quiero que sepas que esas conversaciones tienen un lugar muy especial en mi corazón.

Estaré eternamente agradecida con Dios, por haberme dado la oportunidad de conocerte, gracias por todos los momentos que fuiste el rayito de luz que alumbraba mi oscuro sendero, gracias por dedicar parte de tu tiempo a escuchar mis problemas y a tratar juntas de buscarle solución.

Gracias por estar ahí mostrándome tu afecto y cariño, por sonreír aún sin tener ganas, gracias por tener siempre tu corazón dispuesto a brindar amor, gracias por ser la persona que eres.
Gracias por todo…

Te quiero y necesito amiga.

María B Núñez

No hay comentarios:

Publicar un comentario